Las legumbres frías o templadas constituyen un plato único para los días de calor, cuando se precisa menos cantidad de calorías y más agua. Se completan con hortalizas y aportan vitaminas, minerales y sustancias con acción antioxidante. Optar por una vinagreta en el aliño logra un sabor intenso que hace posible evitar la adición de sal, algo beneficioso para personas hipertensas o con problemas de retención de líquidos.

Las lentejas son el ingrediente perfecto para elaborar recetas completas y nutritivas. Pueden prepararse a la vinagreta, con nueces ó incluso con lechuga, manzanas y apio, la legumbre por excelencia es un plato muy completo.

Las habas, tiernas o secas, suponen un aporte muy interesante de fibra. Su preparación en platos fríos comenzó como un “invento” de la nueva cocina, pero se reveló como una opción curiosa, atractiva y fácil. Con ellas se puede elaborar una ensalada de habas ligera o con la tradicional lechuga.

También es posible elaborar ensaladas con alubias blancas y negras, una opción original y con un contenido excepcional en minerales, por el que merece la pena probarlo

Y más habituales son las ensaladas con garbanzos muy ricas en nutrientes, y las puedes complementar con arroz, tomate y pechuga de pollo ó pavo.

Diseño De Cocinas Modernas